Cómo saber si necesitas ortodoncia invisible

como saber si necesitas ortodoncia invisible

Cómo saber si necesitas ortodoncia invisible

El equilibrio de una sonrisa puede verse afectado por apiñamientos, exceso de espacio entre dientes y, en definitiva, una mala alineación dental. A pesar de esto, en algunos casos resulta complicado saber si necesitas ortodoncia invisible.

¿Quieres saber si puedes optar a un tratamiento con alineadores? Te damos las claves para averiguarlo.

¡Sigue leyendo!

La sonrisa es uno de los elementos clave que influyen en la vida de cualquier persona. Para muchas personas, sentirse a gusto con su propia sonrisa es mucho más que estética.

Es salud.

Por eso, es normal para cualquier persona querer mejorar su sonrisa. Como es lógico, cada persona es diferente y cada uno/a tiene diferentes elementos que les gustaría cambiar. A algunos les preocupa la alineación, a otros sus encías, y a otros el color de sus dientes.

La ortodoncia invisible puede ser tu mejor opción cuando lo que te preocupa es la alineación. Pero, ¿cómo puedes saber si la ortodoncia invisible es apta para ti?

 

¿Necesitas ortodoncia invisible?

A la hora de comenzar a pensar en la ortodoncia, muchas personas se topan con un primer obstáculo: no saben identificar las señales que les indican por qué necesitan ortodoncia.

Por este motivo, te vamos a dar algunas claves que te ayudarán a tener más claro si tu caso puede ser apto de ortodoncia invisible:

-Problemas estéticos

El principal motivo para utilizar ortodoncia invisible es querer enderezar los dientes. En estos casos, basta con revisar si existe algún diente torcido, con huecos y/o dientes apretados entre sí.

Todos estos casos pueden ser tratados con ortodoncia invisible, siempre según cómo lo valore tu dentista y el grado de apiñamiento que muestres.

La mayoría de estos problemas son estéticos, pero pueden influir en gran medida en aspectos psicológicos como la confianza. Una sonrisa bonita aumenta la seguridad en uno mismo.

-Problemas funcionales

En algunos casos, el problema no es tanto estético como funcional. En estos casos hablamos de maloclusiones dentarias.

Estas maloclusiones se pueden identificar visualmente cuando tienes la mandíbula superior muy por encima de la inferior, o al revés. Tener las mandíbulas mal alineadas puede provocar desajustes en la mordida.

¿Quieres saber más de las maloclusiones y cómo solucionarlas? Visita nuestro post sobre los Tipos de maloclusiones.

-Problemas de rutina

A veces, el paciente tiene claro que necesita ortodoncia. Sin embargo, como todavía tenemos muy presentes los brackets, por motivos de falta de tiempo, por trabajo o por factores estéticos (en los que no quiere que el bracket se le vea), el paciente no se decide a realizarse el tratamiento.

En estos casos, la ortodoncia invisible también puede ser la respuesta. Como su propio nombre indicada, este tipo de ortodoncia apenas se percibe y además cuenta con otra ventaja: es removible.

Al poder retirarse en momentos concreto, facilita la rutina laboral y diaria (reuniones, comidas, etc).

 

Tipos de ortodoncia invisible

Podemos distinguir dos tipos principales de ortodoncia invisible:

-Alineadores convencionales:

Los alineadores invisibles convencionales son aparatos de plástico transparentes. Estos alineadores están formados por una férula de una sola pieza que no tiene parte flexibles.

Cada alineador trabaja gradualmente, realizando movimientos lentos que van alineando los dientes poco a poco pero alargan excesivamente el tratamiento.

-Geniova:

Geniova es el alineador más moderno que consigue acelerar el movimiento dentario. Gracias a su diseño flexible y a la composición de sus materiales, Geniova consigue alinear los dientes es mucho menos tiempo.

 

Si crees que necesitas ortodoncia invisible, no lo dudes y consulta a tu dentista. Lo ideal siempre va a ser que un profesional valore tu caso concreto y te asesore.

Fuentes:

Post Relacionados