¿Qué riesgo conlleva comprar productos dentales en internet sin prescripción médica?

¿Qué riesgo conlleva comprar productos dentales en internet sin prescripción médica?

Actualmente, varias plataformas como Amazon, Aliexpress y también algunas parafarmacias ofrecen a los usuarios multitud de productos que pueden ocasionar graves problemas de salud.

Solo con buscar en estas páginas “ortodoncia”, “férula de descarga” o “blanqueamiento dental”, aparecen cientos de productos donde elegir. En la mayoría de los casos, es el usuario quien debe ajustarlos a sus dientes siguiendo unas instrucciones, pero sin ningún control facultativo.

Cualquier producto relacionado con la salud tiene que estar prescrito y controlado por un profesional

En este caso, por un dentista. Los tratamientos de ortodoncia, las férulas de descarga, determinados blanqueamientos etc., deben ser indicados por un odontólogo de forma personalizada, realizando un previo y exhaustivo estudio del caso, ya que cada paciente tiene unas características diferentes que hay que tener en cuenta a la hora de llevar a cabo el tratamiento. De no ser así, se pueden desencadenar graves problemas de salud, como sensibilidad dental, inflamación de encías y trastornos de la articulación temporomandibular y pérdidas de piezas dentales entre otros”.

De hecho, en las opiniones que los usuarios dejan en estas plataformas se pueden leer los efectos que les han provocado estos productos (dolor de dientes, deterioro del esmalte, encías quemadas por productos blanqueantes…)

En este sentido, el consejo de la organización colegial, destaca que estas plataformas vulneran con sus actividades el Artículo 3.5 del Real Decreto Legislativo 1/2015, de 24 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, en el que “se prohíbe la venta, por correspondencia y por procedimientos telemáticos, de medicamentos y productos sanitarios sujetos a prescripción”.

Asimismo, estos hechos vulneran el contenido del Artículo 80.7 del citado Real Decreto Legislativo, por el que “no podrán ser objeto de publicidad destinada al público los productos sanitarios que estén destinados a ser utilizados o aplicados exclusivamente por profesionales sanitarios”.

La Organización Colegial pide a la Administración que se tomen las medidas oportunas para investigar estos hechos e imponer las sanciones que procedan, así como adoptar las medidas necesarias para impedir que se haga publicidad de estos productos, puesto que podrían generar graves daños a las personas que los utilicen”.