Una ortodoncia que podría usar hasta el Hombre Invisible

ortodoncia

Una ortodoncia que podría usar hasta el Hombre Invisible

Muchas personas que tienen problemas con la alineación de su dientes se resisten a emplear una ortodoncia únicamente por problemas de estética. “Voy a parecer el monstruo de Frankenstein con eso en la boca”. “No puedo ir así al trabajo, todos se van a fijar en mí”, son algunas de las frases con las que algunos rechazan iniciar un tratamiento de ortodoncia, sin darse cuenta que una sonrisa bonita y cuidada es el primer requisito para ofrecer a los demás una buena imagen.

Afortunadamente, la odontología ha experimentado grandes avances en la última década y hoy en día es posible ofrecer una solución que satisfaga a las personas que no quieren renunciar ni a su imagen diaria ni a la estética de sus dientes. Son las “ortodoncias invisibles”, alineadores transparentes que se pueden quitar cuando el paciente lo necesite.

Muchas son las ventajas de las ortodoncias invisibles. Estas son algunas:

  1. Están hechas a medida. Cada dos semanas tu odontólogo te colocará una nueva ortodoncia invisible con la forma de tus dientes. Con cada nuevo juego, tus dientes se irán desplazando suavemente hasta alcanzar la posición fijada por tu odontólogo.
  2. Son removibles. Te las puedes quitar cuando quieras. Cada vez que vayas a comer, beber, cepillarte los dientes o pasarte el hilo dental. O en algún acontecimiento especial de tu vida, aunque en este caso, no te merecerá la pena, porque nadie se dará cuenta de que la llevas puesta.
  3. Son eficaces. Al cabo de unos meses desde el inicio del tratamiento, comenzarás a notar los resultados de su acción en tu dentadura. Poco a poco, tus dientes se irán colocando en su sitio. Y sin las molestias de los brackets fijos.
  4. Son cómodas. Como no tienen alambres ni brackets adheridos a los dientes, no tendrás molestias en la boca o las encías. Porque para estar guapo o guapa no hace falta sufrir.
  5. Son transparentes. Esto es lo mejor. Con este tipo de ortodoncia sólo tú sabrás que la llevas. Nadie más. Porque como son completamente trasparentes nadie podrá verlas. De hecho, lo único que podrán ver serán sus resultados.

Así que si eres una de esas personas que aún no se atreve a colocarse una ortodoncia por “el que dirán”, ya no tienes excusas. Consulta con tu odontólogo la posibilidad de iniciar un tratamiento con una ortodoncia invisible. Déjate ver con ella y verás que bonita sonrisa consigues.