Mitos dentales que no debes creer

mitos dentales

Mitos dentales que no debes creer

Son muchos los mitos dentales y remedios caseros que llegan a nuestros oídos por boca de amigos y conocidos o que leemos en páginas de Internet. Sin embargo, muchos de ellos no son ciertos y pueden causar problemas a nuestra salud bucodental.

Las caries siempre duelen. Falso. Una caries puede estar presente en un diente, principalmente en el esmalte, sin que el paciente sienta dolor alguno.

El embarazo ocasiona pérdida de dientes en la madre por falta de calcio. Falso mito, durante el embarazo la alteración hormonal produce cambios en las encías aumentando el depósito de bacterias. Tienen un mayor riesgo de gingivitis y caries. Por eso las embarazadas necesitan extremar su higiene dental y acudir a revisión con el dentista durante el embarazo.

El bicarbonato es bueno para blanquear los dientes. Aunque antiguamente se utilizaba como blanqueante no es recomendable ya que es muy abrasivo y ocasiona daños al esmalte. Los blanqueamientos dentales deben realizarse sólo por un dentista.

Los implantes son para toda la vida.  Nada es para siempre. Nuevamente la falta de higiene dental, la acumulación de bacterias y la propia fisiología del paciente afectan mucho a su duración.

Las limpiezas dentales estropean o rayan los dientes. Falso. La limpieza dental sirve para eliminar la placa y el sarro que se deposita en los dientes y por tanto evitar futuras patologías, como la periodontitis, también conocida coloquialmente como “piorrea”. Es recomendable al menos una limpieza al año.

La ortodoncia sólo persigue fines estéticos. Se trata de un mito, ya que la ortodoncia no solo mejora la estética de la boca, sino que también ayuda a alinear los dientes y a corregir problemas como el apiñamiento o la masticación defectuosa. En el caso del tratamiento con Geniova puede solucionar todo tipo de apiñamientos y maloclusiones dentarias, y de manera muy estética ya que al ser invisible no se nota que lo llevas puesto, además al ser removible puedes quitártelo siempre que lo necesites, como por ejemplo para comer.

Los tratamientos de ortodoncia son muy largos. Se trata de un mito. La duración del tratamiento dependerá de las necesidades de cada paciente. Existen tratamientos que duran tan sólo un año, otros que se pueden alargar hasta los dos, y luego existe el tratamiento de Geniova que puede durar entre 6 y 9 meses.

Lo mejor es que te informes con un profesional de todas tus dudas y no hagas caso de los mitos dentales

No Comments

Post A Comment