En el trabajo, sonríe, por favor

En el trabajo, sonríe, por favor

En el trabajo, sonríe, por favor

Son muchas horas las que pasamos junto a nuestros compañeros de trabajo, compartiendo problemas, emociones, situaciones de estrés, triunfos laborales. Seguro que alguna vez te has encontrado con ese típico compañero que se pasa el día con el ceño fruncido, con una actitud negativa en todo momento y, por supuesto, sin sonreír jamás. Evidentemente, en cualquier ámbito laboral se presentan situaciones adversas que son una fuente de preocupación para los empleados, pero pasarse el día amargado no va a solucionar las cosas e, incluso, puede empeorarlas.

En Geniova somos expertos en crear dentaduras bonitas y conocemos su poder,  por eso estamos seguros cuando te decimos: en el trabajo, sonríe, por favor!

Mayor productividad:
Está demostrado que sonreír ayuda a combatir el estrés y los pensamientos negativos y, en consecuencia, a aumentar tu productividad en el trabajo.

Transmite confianza:
Si acudes a una entrevista de trabajo, sonríe. Tu entrevistador te verá como una persona que puede trabajar muy bien en equipo.

Relaja la tensión muscular:
Cada vez que sonreímos se activan en nuestro cuerpo 400 músculos. Los expertos consideran que sonreír 100 veces equivale a diez minutos de ejercicio.

Aumenta tu optimismo:
Si estás contento, se sientes mejor, crece la seguridad en ti mismo y te sientes más motivado para emprender nuevos proyectos.

Mejora el ambiente de trabajo:

Los empleados que ríen generan “buen rollo” y contribuyen a mejorar el ambiente de trabajo.

Conseguirás mayor atención:
Las personas aceptamos mejor las ideas ajenas si vienen acompañadas de una sonrisa. Pruébalo en el trabajo cuando expongas tus proyectos.

Si eres jefe, sonríe también:
Un estudio realizado por la Marina de los EE.UU concluyó que las unidades más eficaces eran aquellas que estaban comandadas no por los oficiales más duros y gritones, sino por aquellos más extrovertidos, sociables y sonrientes.

No seas pelota, sonríele a todo el mundo:
Generalmente, solemos sonreír más cuando hablamos con nuestros superiores que cuando lo hacemos con un compañero. Esto es un error. Sonríe a tus colegas y subalternos y verás como tu ámbito de trabajo se convierte en un lugar más agradable para todos.

Por supuesto, hay momentos en los que sonreír puede generar “malas vibraciones”: cuando se habla de un despido, de una bajada de sueldo, de un problema familiar. En esos casos, mejor mantener una actitud neutra que no dé lugar a malas interpretaciones. Pero en general, sonríe. Cuando llegues a la oficina, cuando pidas un favor, cuando hables con tu jefe o tus empleados, o te enfrentes a una larga jornada de trabajo…Te sentirás con más energía, harás la vida más fácil a tus compañeros y aumentarás tu rendimiento.

Te recordamos que en Geniova podemos ayudarte a conseguir una sonrisa perfecta. En muy poco tiempo y por un precio realmente competitivo.

¡Y es que nos gusta mucho nuestro trabajo!.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.