por qué se mueven los dientes después de la ortodoncia

¿Por qué se mueven los dientes después de la ortodoncia?

Sabemos que el último día que utilizas tus aparatos de ortodoncia es un día especial. Ese momento en el que te quitan la ortodoncia y eres consciente de tu sonrisa ya está perfecta, y te encanta. Pero es un día importante por otro motivo. Llega el momento de mentalizarte de un dato muy importante: tus dientes se mueven después de la ortodoncia.

¿Significa esto que la ortodoncia ha sido poco eficaz? De eso nada. Lo que debes saber es que tus dientes se mueven toda la vida.

El movimiento de los dientes después de la ortodoncia

Después de cualquier tipo de ortodoncia: brackets, Geniova, lingual o alineadores, tus dientes seguro que se van a mover. Pero, ¿por qué se mueven los dientes después de la ortodoncia?

Porque la boca no está todavía completamente estabilizada. Esto provoca que los dientes recién movidos tiendan siempre a volver a su posición anterior.

Durante tu ortodoncia, te ha podido parecer que tu tratamiento duraba mucho tiempo. Pero no ha sido así. En realidad, hemos movido la posición de los dientes y los maxilares en un plazo de tiempo muy breve.

Este proceso de cambio de posición de los dientes con la ortodoncia, todavía se tiene que estabilizar y consolidar. Hasta que esto suceda, tus dientes “intentarán” volver a su posición original, y por eso se produce el movimiento tras la ortodoncia.

Retener tu nueva sonrisa

Precisamente por este movimiento, al terminar el tratamiento de ortodoncia se colocan unos aparatos de retención. Como su propio nombre indica, los retenedores son los aparatos que se utilizan en la fase de retención (fase posterior al tratamiento de ortodoncia).

El objetivo de estos aparatos aparatos es dar estabilidad a los resultados obtenidos en la fase activa del tratamiento de ortodoncia. Los dientes y tejidos se pueden mover tras la ortodoncia porque todavía no se han ajustado completamente a su nueva posición.

Así, los retenedores garantizan que los dientes se mantengan en su nueva posición, ya que permiten que se asienten los tejidos de soporte.

Tipos de retenedores:

La idea de utilizar retenedores puede resultar poco atrayente. Sin embargo, tenemos que asegurarnos de conservar la sonrisa perfecta, ¿verdad?

Por eso, existen diferentes tipos de retenedores para adaptarse de la mejor manera a cada paciente:

  1. Retenedor fijo:

Se trata de una pequeña sujeción muy fina que se coloca en la parte interna de los dientes. Aunque lo llevas en la boca de forma permanente, su ventaja es que no se ve y, en realidad, no notas que lo llevas.

  1. Retenedor removible:

Dentro de este tipo de retenedores, ahora podemos encontrar a su vez varios tipos: transparentes, tipo Hawley o removibles. Cada uno con un aspecto distinto pero diseñados para ser utilizados, sobre todo, por la noche.

A la hora de elegir el tipo de retenedor, influyen aspectos como la edad y el tratamiento de ortodoncia realizado. Tu ortodoncista valorará todos esos aspectos para idear el método de retención más adecuado.

Si no uso retenedores, ¿podré mantener la alineación de mis dientes?

Lo cierto es que muchos ortodoncistas reciben pacientes que, en su día, utilizaron ortodoncia. Pero debido a que no utilizaron ningún método de retención, con el paso de los años han necesitado una segunda ortodoncia.

Si quieres que tu tratamiento de ortodoncia sea definitivo, necesitarás utilizar retenedores.

Pero no tienes que preocuparte, tanto los retenedores fijos como los removibles han sido diseñados para no interferir en tu rutina diaria.

¿Qué hábitos debo adquirir cuando use retenedores?

Ninguno en especial, más allá de los que deben adquirirse sin ellos. Es decir: hay que acudir al dentista cada seis meses para que vigile el estado de nuestros dientes y mantener buenos hábitos de higiene dental.

Nuestro ortodoncista nos dará las pautas para que los retenedores estén en perfecto estado, pero en esencia debemos ser estrictos con el cepillado y el uso del hilo dental.

 

Post Relacionados