Cepillos manuales, lo bueno y lo malo.

Cepillos manuales, lo bueno y lo malo.

Cepillos manuales, ventajas e inconvenientes.

Lo bueno

¿Son realmente los cepillos manuales algo del pasado?

Si observamos bien, a la hora de comprar un cepillo manual en una farmacia o supermercado, observamos que no todos los cepillos son iguales. Cerdas suaves, medias y duras configuran la rigidez de los cepillos. Al mismo tiempo, existen varios tipos de cerdas combinados para ofrecer una limpieza más completa. Con estas características obviamente los cepillos de dientes manuales se han actualizado, y no es imprescindible comprar un cepillo de dientes eléctrico para cuidar nuestra boca.

Lo malo

Utilizar un cepillo manual para lavar los dientes supone un cierto control de la persona que lo está utilizando. De esta forma, ha de manejarse con cuidado, pues hay que tener en cuenta que NO ha de ejercerse demasiada presión sobre los dientes y encías, o éstos podrían verse dañados. Al contrario de lo que se piensa, un cepillo con cerdas suaves nos procurará una limpieza más completa, porque éstas llegan a sitios que las duras no. Al mismo tiempo, tenemos que ser conscientes de la rutina adecuada de limpieza bucal. Limpiar los dientes con cepillo durante dos minutos, pero no solamente eso: El hilo dental y el colutorio han de acompañar siempre al cepillado. Esta situación se repite también en los cepillos eléctricos.