Saber y sonreír: 10 cosas que quizá no sabías sobre tus dientes.

Saber y sonreír: 10 cosas que quizá no sabías sobre tus dientes.

Saber y sonreír: 10 cosas que quizá no sabías sobre tus dientes

 

1) Sonríe: eres especial

No hay dos personas iguales, ni dos sonrisas tampoco. Nuestra dentadura es como nuestras huellas dactilares, única y completamente personal. Y si realizas cualquiera de los tratamientos de Geniova, mucho más bonita todavía. Porque nuestros tratamientos también son únicos y especiales.

2) Solo tenemos dos dentaduras

En efecto, a lo largo de nuestra vida solo vamos a tener dos conjuntos de dientes: los que tenemos cuando somos pequeños y los que no salen después. Estos últimos son para toda la vida, por lo que debemos cuidarlos al máximo.

3) Por qué se nos cae la baba

Cada uno de nosotros produce entre 1 y 2 litros de saliva al día. Vamos, que podríamos llenar un par de piscinas con toda la que produciremos a lo largo de nuestra vida, sobre todo cuando vemos una comida que nos atrae o a uno de nuestros retoños actuando en la representación teatral del cole. La saliva tiene múltiples funciones, como intensificar el sentido del gusto, evitar que nos atragantemos o protegernos de las bacterias que se generan en nuestra boca.

4) Los faraones también tenían caries

En el Antiguo Egipto eran los ricos los que tenían la dentadura en peor estado. Esto se debía a que eran los únicos que podían comer alimentos dulces como la miel, mientras que el pueblo llano se alimentaba principalmente de cebollas, y de todos es sabido que la cebolla es un antibiótico natural que protege a la boca de las bacterias.

5) Los aristócratas británicos siempre iban cenados a las fiestas

En el siglo XIX los nobles ingleses que tenían dentadura postiza solían comer a solas en una habitación cada vez que tenían un sarao social. Así evitaban la posibilidad de que en plena comida se les cayese la dentadura postiza e hiciesen el más humillante de los ridículos. ¿Te imaginas? “Excuse me, Lady Oxford, pero me temo que eso que se le ha caído al plato son sus dientes…”. Por cierto, recuerda que una de las ventajas de Geniova, The Fast Aligner, es que es removible, lo que te permite quitártela cada vez que comas.

6) Mil millones de chinos sonríen el 20 de septiembre

Porque ese día se celebra el “Love your teeth Day”, un día dedicado al cuidado de los dientes. Esta fecha comenzó a celebrarse en 1989, como un modo de concienciar a los chinos de la importancia de cuidar los dientes y mantener una boca sana.

7) ¿En qué se parecen una sonrisa y una mesa?

En que ambas se pueden medir. Sí, aunque no te lo creas existe un aparato que mediante software especial permite medir la curvatura de los labios o el contorno de los ojos. Algunas empresas han empleado este “sonrisómetro” para analizar la sonrisa de sus empleados y determinar si la sonrisa que empleaban para tratar a los clientes era la correcta.

8) Sonreír estaba mal visto si te pintaban un retrato

Para los artistas del Renacimiento y el Barroco sonreír era cosa de locos, borrachos, prostitutas y gentes de mal vivir. Por eso, si te das una vuelta por el Museo del Prado o el Louvre no encontrarás retratos de reyes, nobles, damas de la corte o generales sonriendo. Los pintores consideraba que la risa era algo propio de personas de baja clase y preferían retratar a sus clientes en actitud serena, sin apenas emociones en el rostro. Imagínate la escena: “Señor Marqués, NO sonría, por favor, que voy a hacerle un retrato”.

9) Podemos identificar cuando una sonrisa es falsa o sincera

Un estudio de la Universidad Bangor, en Reino Unido, publicado en “Psychological Science” ha demostrado que identificamos más rápidamente las sonrisas sinceras que las de compromiso o cortesía. Ciertos sensores detectaron que ante una sonrisa verdadera reaccionan ciertos músculos faciales que no lo hacen cuando es falsa. Según los autores del estudio, esto se debe a que la sonrisa supone una recompensa social que favorece las interacciones humanas, por lo que aprendemos a anticipar su aparición en cuanto percibimos los primeros gestos en el rostro de nuestro interlocutor.

10) Si sonríes, te recordarán mejor

En un experimento realizado en el Centro de Neurociencias Cognitivas de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, los científicos pidieron a un grupo de voluntarios que observaran fotos de personas sonrientes y personas serias. Las imágenes del cerebro de los voluntarios mostraron mayor actividad cuando recordaban las caras y nombres de las personas sonrientes. La conclusión que alcanzaron los científicos es que nuestras “neuronas espejo” desean recordar a las personas que nos sonríen por si nos relacionamos con ellas en el futuro.

 

Y como siempre te recordamos que con los tratamientos Geniova puedes conseguir esa sonrisa perfecta en muy poco tiempo y a un precio realmente fantástico. Pregunta a tu odontólogo y comienza a sonreír ya.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.